El día 8 de junio tuve el placer de participar en un grupo de trabajo sobre TIC en el Palau Macaya de Barcelona, dentro del marco de la jornada organizada alrededor de la Asamblea anual de Secartys, agrupación empresarial dedicada a fomentar la competitividad y el posicionamiento exterior de las empresas de distintos sectores tecnológicos (electrónica, entretenimiento, audiovisual, eficiencia energética, domótica, Smart Cities, etc.).

Profesionales y expertos de distintos ámbitos

El objetivo de la sesión fue compartir los retos y las tendencias en la aplicación de la tecnología digital entre 8 sectores industriales y económicos, de la mano de profesionales y expertos de cada campo. En concreto, Montse Guardia (Banco Sabadell) sobre banca y sector financiero; Ricard Gratacòs (Hospitecnia) del àmbto de la salud; Carles Soler (Col·legi Oficial d’Enginyers Industrials de Catalunya) del sector de la industria; Andrés de la Dehesa (720 e-Lab) del sector del retail; Roger Callejà (Gremi d’Hotels de Barcelona) del sector del turismo; Francisco Rodero (CENIT – Centro de Innovación del Transporte) del ámbito de la movilidad; Daniel Marco (SmartCatalonia – Generalitat de Catalunya) de la administración pública y Xavier Mas (eLearn Center – Universitat Oberta de Catalunya) del ámbito de la educación.

Hacia un océano de disrupciones

Iniciativas como estas permiten constatar sobre el terreno como algunas de las tendencias más destacadas en los distintos informes y análisis sobre la evolución de la sociedad digital van haciendo mella en la realidad, transformando la actividad de todos sectores económicos e industriales. Sí, el mundo avanza, y lo hace hacia escenarios que actualmente pueden parecernos disruptivos, siguiendo la dirección que señalan las principales tendencias.

En este sentido, de las intervenciones de mis compañeros y compañeras he extraído tres denominadores comunes que, de forma más o menos explícita y con concreciones diferentes, están presentes entre los retos y tendencias de todos los sectores. El primero de ellos es la ubicuidad, entendida como el acceso deslocalizado y atemporal a los datos, a la gestión de la información y a la actividad computerizada. Aunque podríamos enumerar multitud de ejemplos de cada sector, creo que resulta especialmente ilustrativo mencionar un ejemplo del ámbito de la salud, por su potencial de transformar radicalmente los actuales modelos asistenciales. En él se plantean escenarios de atención ubicua gracias a los dispositivos móviles (y otros sensores conectados a personas y a cosas) que podrían actuar como pequeños centros de diagnóstico personalizados y deslocalizados enviando datos biomédicos a la red, utilizando a la vez apps móviles para canalizar consultas y atender a los pacientes en línea.

Título: Un collage numérisé sur l’Internet des objets (IDO). Autor: Nicolas Frespech. Fuente:Wikimedia Commons, 2010.

El segundo de ellos es la interconexión, entendida como una red en la que no solamente sirve como plataforma universal de acceso a multitud de información, contenidos y servicios, sino que actúa como contenedor de big data almacenando billones de datos procedentes de cualquier tipo de actividad tanto humana, industrial como ambiental. La explotación, la gestión y la interpretación de estos vastos conjuntos de datos proporcionará la información y el conocimiento necesario para generar nuevos modelos y estrategias de consumo en el ámbito del retail ofreciendo productos personalizados a los clientes, para optimizar los procesos industriales adaptando la producción a la demanda o personalizando productos, o para implementar un modelo de movilidad autónoma capaz de interconectar en tiempo real infraestructuras, flujos de tráfico, vehículos autónomos y transporte público, transformando radicalmente la movilidad de las personas, la distribución de bienes y el transporte en las grandes ciudades.

Este último ejemplo nos lleva al tercer denominador común, la automatización. Los vehículos autónomos y los robots de almacenes y cadenas de producción, los bots de atención telefónica o los asistentes domésticos tienen en común algoritmos de IA (Inteligencia Artificial) como base de la automatización de tareas cada vez más complejas.

Más allá de los retos, tendencias y casos de uso expuestos en cada uno de los ámbitos, quiero subrayar su naturaleza multifactorial, siendo cada uno de ellos un punto de confluencia que combina la intersección de varias tecnologías, muchas de ellas exponenciales, con innovaciones en los modelos de negocio. De ahí su impredecible potencial transformador.

¿Qué ocurre con la educación?

¿Hacia dónde va la educación? ¿Podemos imaginar escenarios de cambio con un nivel de transformación parecido al de otros sectores? De hecho, este fue el punto de partida de mi intervención. Ciertamente, en un momento de cambio acelerado como el actual, los sistemas educativos son interpelados constantemente acerca de su papel como proveedores de la capacitación que necesitan las personas – en todos los niveles educativos – para desenvolverse adecuadamente en la sociedad digital. Lo cierto es que, pese al impresionante desarrollo de la formación en línea y la enorme penetración de la tecnología digital en escuelas e instituciones formativas, la revolución digital no ha transformado la matriz tradicional con la que se construyen y organizan los programas formativos (cursos, aulas, grupos de alumnos, profesores, calendarios y títulos oficiales). Quizá deberíamos preguntarnos si la conservación de modelos formativos basados en este esquema continuarán siendo útiles en las próximas décadas para dar respuesta a las necesidades de capacitación de un mundo hiperconectado, moldeado por la ubicuidad y basado en modelos de producción y servicios intensamente automatizados.

  Mi intervención durante la Jornada de Secartys celebrada en el Palau Macaya.
Share:
Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Xavier Mas on Twitter
Xavier Mas
PhD in Education and Society by the Universitat de Barcelona. Specialist and researcher on digital education at the eLearn Center of the Universitat Oberta de Catalunya. He has worked as a pedagogical adviser, learning designer and manager of educational innovation in this same university since 1997 and has published several papers and articles related to these areas. He is currently the director of the Outer EDU collection (Editorial UOC) and his interest focus are the phenomenon of learning on the net, the impact of the digital society on education and the emergence of new training modalities.